¿Miss Universo cambió los patrones de belleza?

Como si se tratara de una apología, en la actualidad los cánones de belleza han evolucionado. Atrás quedaron las mujeres rubias, de ojos azules y medidas 90, 60 y 90, para abrirles paso a la nueva era de reinas de belleza completas que por estos días le llaman ‘Belleza integral’. Sin duda alguna, este camino ha sido duramente criticada por quiénes se niegan a abandonar los prototipos de la mujer de revista, sin imperfecciones y que siempre está lista para presentarse en público.

El concurso Miss Universo, una de las organizaciones internacionales más reconocidas que premia la belleza femenina en el mundo, ha sido testigo de los cambios que trajo consigo la llegada del nuevo milenio del año 2000, en donde se buscó coronar el desparpajo de la mujer pero con características físicas cercanas a las una de una Top Model. El dueño de aquel entonces, el empresario Donald Trump sacudía los embates de la presión social al elegir cada año a una reina que vendiera la imagen de su negocio con el concepto de una mujer casi perfecta.

Para el año 2015, la empresa IMG asume las riendas de la organización Miss Universo de la mano de la presentadora de televisión, Paula Shugart, quién ha tenido una larga experiencia en materia de concursos de belleza pero que en esta nueva etapa, el concepto de la reina coronada tomó un nuevo rumbo con la llegada de la señalada Belleza integral. «Ya no son barbies, ni maniquíes. Así cualquiera puede ser Miss», rezan sus detractores digitales. Y es que ciertamente, los cánones de belleza evolucionaron, ya no es importante que la candidata sea altísima, tampoco que posea una cintura de avispa, ni mucho menos tenga que recurrir al agua oxigenada.

Y bien lo decía, la Miss Brasil 2020, Júlia Gama, al resaltar que la belleza integral es la que viene desde adentro. «Es aquello que tienes para ofrecer a las demás personas, qué le puedes regalar al mundo, cuál es tu mensaje, cuál es tu contribución social como individuo».

En la actualidad, en los concursos de belleza se habla del rompimiento de los paradigmas, de integración social y del empoderamiento de la mujer. Así que nos acostumbraremos a ver con más frecuencia en los escenarios de un certámen internacional a una aspirante que sea capaz de hablar de política, de alzar su voz de protesta y que transforma realidades sociales, porque ahora de trata de mujeres poderosas que tienen un historial increíble acerca de lo que hacen en sus comunidades y de cómo quieren cambiar al mundo.

Por esa razón es natural ver la subida de peso de la actual Miss Universe 2021, Harnaaz Sandhu, quién por una presunta enfermedad celíaca enfrenta cambios en la estructura de su cuerpo y ha enfrentado duras críticas en redes sociales, sin embargo ella y la organización MU le han hecho frente a la situación con una campaña de un alto al ciberbullyng, pero se desconocen detalles sobre si se está tratando o no la situación hormonal que traviesa la reina hindú.

@jefrymachado

¡Suscríbete a mi canal de YouTube para que veas todo lo relacionado
al mundo de los certámenes de belleza!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.