Los labios de Marilyn y el bate de DiMaggio

¿Cómo olvidar a Marilyn Monroe?

El Baúl de Raúl.

Luis Gerardo Tovar fue un destacado actor, declamador y locutor venezolano. Alguna vez confesó que jamás había visto un juego de pelota, no sabía lo que era un inning, ni lo que significaba shortstop, pero había algo que sí sabía del beisbol: «que Marilyn Monroe se casó con un jugador muy famoso llamado Joe DiMaggio».

Sin duda una de las mejores promociones mundiales para el beisbol fue ese matrimonio, celebrado el 14 de enero de 1954 en el San Francisco City Hall, con una romántica luna de miel que les llevó al lejano Tokio.

DiMaggio y Monroe se casaron en enero de 1954 en San Francisco.

Sin embargo, a los pocos meses la relación se transformó en escándalo, cuando el 5 de octubre anunciaron un prematuro divorcio.

Marilyn alegó que Joe era «un marido muy frio y que se sentía despreciada y nada querida por él».

Di Maggio, por su parte, declaró muy poco sobre el caso. Siempre fue muy introvertido y podía pasar horas respondiendo preguntas con las palabras: “si”, “no”, “posiblemente” y “quizás”…

Entre amigos, sin embargo, DiMaggio solía ser muy elocuente; como ocurrió la tarde del 13 de julio de 1987 cuando se jugaba en el Yankee Stadium el partido de veteranos entre los Yankees y los Medias Rojas.

Cerca del dogout se armó una tertulia integrada por los hermanos DiMaggio (Joe de 72 años y Dominic de 70) y el fotógrafo puertorriqueño Luis Requena.

Giuseppe Paolo DiMaggio, fue el centerfielder de los Yankees durante 13 años.

Joe se lamentaba de que, a pesar de poseer un record de los más importantes del beisbol: 56 juegos consecutivos conectando hits en 1941; después de 1954 los periodistas solo le preguntaban por su relación con Marilyn.

Su hermano Dominic intervino para decirle que toda la familia tenía la impresión de que él todavía seguía enamorado de ella.

Joe replicó que nadie que hubiera conocido a Marilyn sería capaz de olvidarla y que haber sido su marido era igual a amarla eternamente.

Requena aprovechó para preguntarle el motivo del divorcio, a lo que Joe confesó que eran una pareja imposible: una actriz tan famosa como ella, quizás la mujer más sexy del mundo y un bigleaguer de los yankees eran cosa muy diferentes, con intereses encontrados y costumbres nada parecidas.

Comentó DiMaggio que, al mes de casados, Marilyn se fue a visitar las bases militares de Estados Unidos en Corea mientras el quedaba solo, ocupándose de sus propios asuntos.

DiMaggio fue exaltado al Hall de la Fama de Cooperstown en 1955 y murió en Hollywood, Florida el 08 de marzo de 1999 a los 84 años de edad.

La de Joe DiMaggio y Marilyn Monroe ha sido la historia de amor – y desamor –más famosa en el mundo del beisbol; por eso hasta Luis Gerardo Tovar, a pesar de su confeso desconocimiento del deporte, supo de esos carantoñescos pormenores.

El Baúl de Raúl.

Raul Moreno Pereira.

Cronista Deportivo

Un comentario sobre «Los labios de Marilyn y el bate de DiMaggio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.