La pandemia le brindó sin sabores y le abrió una ventana de esperanza

Por Carmen Hernández @CohernandezC
Nos tomamos un café y te cuento una historia, es un espacio de reflexión y resiliencia que permite ver 3 caras de una misma moneda, creado para apoyar la esperanza desde 2013… y hoy decidimos volver a nuestra esencia.  Disfruten esta bonita historia y me cuentan.

La fe y el amor de madre; la ayudaron a cocrear espacios de saberes. Yecris Celis es una mujer de más de 43 años, que decidió migrar para darle mayor calidad de vida a su familia. Es educadora de profesión, con más de 17 años de carrera. La situación económica, social y política la llevó a buscar oportunidades para sus hijos en otras fronteras.

Al principio su esposo  vivió dos años solo en Arauca vendiendo carne. Cuando logró completar los pasajes de Yecris y sus hijos, viajaron a Medellín donde ella tenía una hermana, que la iban a ayudar mientras se estabilizaba. Su hermana en plena pandemia la corrió de su casa a ella, su esposo y sus dos hijos. 

En momentos de pandemia a las personas migrantes les tocó muy duro. El hijo mayor de Yecris sufre del Síndrome de Asperger, considerado un tipo de autismo; por ende, requiere mayor atención de los padres, cuidadores y familiares. La falta de recursos y la convivencia en casa de su hermana fue insostenible.

Las personas de la comunidad donde vivían la ayudaron a encontrar un lugar de residencia, Intentó conseguir trabajo en múltiples oficios pero ninguno le funcionó hasta que decidió ofrecer sus servicios como educadora de tareas dirigidas o cuidadora para ayudar en los deberes escolares.

Como todo era virtual, muchos no sabían cómo trabajar desde casa y hacer las tareas con sus hijos. Esto le abrió una ventana de esperanza que gracias a su profesión pudo ayudar a los niños,  jóvenes y padres de la comunidad con sus servicios. Eso le hizo sentir útil y crear un lugar donde podía contribuir desde sus saberes.

No ha sido nada fácil lo que les ha tocado vivir a Yecris y su familia, pero su fe en Dios le han enviado ángeles que le han ayudado para seguir avanzando.

¡La fuerza de la fe, lo puede todo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.