Cuando Fidel Castro ofreció azúcar a Canel

El Baúl de Raúl

Buck Canel estaba en la Habana en 1962 para hacer una serie de trabajos acerca de la desaparición del beisbol profesional cubano con sus equipos Habana, Almendares, Marianao y Cienfuegos.

Eso era noticia grande, histórica; porque la liga de beisbol profesional de Cuba era la de mayor importancia en América Latina. Sus equipos ganaron 7 de las 12 series del Caribe celebradas entre 1949 y 1960, las otras cinco las ganaron Puerto Rico 4 y Panamá 1.

Por supuesto ese reportaje que se hizo a Fidel contemplaba algunas preguntas tales como ¿Por qué acabo con la pelota profesional? ¿No y que le gustaba mucho el beisbol? ¿Eso no es separarse de América Latina? ¿Alguna vez volverá el beisbol profesional a Cuba y por ultimo ¿Usted es habanista o almendarista?

La entrevista fue preparada en el despacho de Fidel en el palacio de gobierno en la esquina de Morro y Colon.

Se conversaba sobre todos estos temas cuando Fidel preguntó si quería café y enfatizó: café cubano. Canel lo pidió sin crema ni leche y pronto llegó.

Buck Canel estaba de moda en el mundo latinoamericano del beisbol por sus transmisiones radiales a través de la Cabalgata Deportiva Gillette, Fidel dijo haber oído varias veces a Canel.

A la pregunta de cuánto azúcar quería en el café, Buck respondió: “No. Nada. Lo tomo puro, sin más nada que café”.

La reacción de Fidel fue: “¡Francamente Buck! ¿Por qué no lo tomas con nuestro excelente azúcar cubana, que es la mejor del mundo”?.

Buck respondió de inmediato: “Esta bien amigo Fidel, lo tomaré con azúcar cuando te rasures con Gillette… ¡La mejor hoja de afeitar del mundo”!.

Fidel rio a gusto mientras pasaba sus manos por su larga barba, que había dejado crecer en la Sierra Maestra y la cual nunca se había rasurado, ni con Gillette ni con ninguna otra hojilla.

Raúl Moreno Pereira.

Cronista Deportivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.